¿Por qué registrarte?

HíbriDOS: Manuel Anguita y Dolores Redondo, diferentes pero iguales

El presidente de la SEC y la escritora demuestran que salud y cultura están más cerca de lo que parece. Mucho más.

Comparte
Guárdalo
Guárdalo

Comparte.

Whatsapp Facebook Twitter Linkedin Share

Manuel Anguita, presidente de la SEC, y Dolores Redondo, ganadora del premio Planeta 2016, estrenan la serie HíbriDOS.  ¿En qué se parecen el diagnóstico de un paciente y el proceso de escritura de una novela? ¿Cómo puede influir la lectura en la comprensión de las personas? Todas las respuestas las podrás descubrir en el primer capítulo de nuestra serie HíbriDOS.

TRANSCRIPCIÓN

01:12 Anguita: Una curiosidad, Dolores, ¿cómo se enfrenta un escritor, una novelista ante eso que se habla de la página en blanco? 

01:22 Redondo: Nunca he escrito una historia que haya vivido menos de seis años dentro de mí. Hay un tiempo para la documentación, hay un tiempo para la lectura sobre diversos temas que van a aparecer en la historia y para el momento en que me siento a escribir lo que es ya la novela, hay muchísimo trabajo hecho que tiene que ver con la documentación, con los aspectos técnicos de la novela, con lo que van a hacer los personajes... Luego, evidentemente, la escritura tiene una parte viva, una parte absolutamente emocional que va surgiendo mientras trabajas, mientras escribes. Hay veces que aquel primer trazado que habías hecho y que creías tan completo y que te iba a llevar a la novela, se queda inservible porque encuentras otros túneles que abrir, otros túneles que excavar para llegar al mismo objetivo, que es lo que hay que tener claro desde el principio cuando se empieza a escribir la novela.

02:22 Anguita: Una característica de la escritura científica, de los artículos médicos, es precisamente la concreción. Solamente debe haber una única línea argumental. Tú escribes un trabajo, un artículo, para obtener resultados sobre un tema muuy concreto, sobre unos objetivos muy concretos y no te puedes salir de ahí. Yo creo que en los relatos y la novela se permite mucha más variedad.

02:42 Redondo: Claro. Permite abrir cuantas galerías quiera y pueda sostener el autor y explorarlas. Precisamente ahí es donde se alcanzan cuotas extraordinarias de percepción, de aspectos distintos. Pero claro es únicamente la percepción del autor y en tu caso tiene que estar limitada a la pura realidad.

03:05 Anguita: La medicina y la literatura son muy vocacionales. De hecho, desde el punto de vista de los médicos, cuando empiezas medicina no sabes realmente qué es la medicina. Eso no lo descubres hasta que llevas unos años y vas enfrentándote con los pacientes...

03:25 Redondo: Pero hay una frescura con los que empiezan que también es muy válida para todo tipo de aprendizaje.

03:33 Anguita: Los médicos nos estimulamos muchísimo y aprendemos de los médicos jóvenes. Por eso es tan importante el trabajo en equipo, el tener gente a tu alrededor...

03:45 Redondo: Que modesto decir esto, ¿no? Que aprendéis de los jóvenes.

03:47 Anguita: No... Es la realidad y eso yo creo que cualquier compañero mío te lo podría decir exactamente igual. 

03:52 Redondo: ¿Y qué aprecias en ellos? ¿Qué encuentras?

04:00 Anguita: Lo que se encuentra es precisamente esa ilusión, la entrega, la vehemencia...

04:07 Redondo: Que quizás en algunos casos se va desgastando, ¿no?

04:08 Anguita: Claro. El querer hacer las cosas distintas, pero también yo creo que al final lo que se consigue es un equilibrio entre el médico, vamos a llamarle mayor o maduro, que tiene una experiencia vivida y que sabe que las cosas no se pueden hacer siempre tan deprisa. Claro, el joven, en cualquier aspecto de la vida, es más revolucionario, quieres cambiar las cosas porque ve que algo no está bien y quiere mejorar, quiere cambiarlo. Yo creo que todos aprendemos unos de los otros. De hecho, yo que ya tengo unos años, la verdad es que sigo teniendo una pasión enorme por la medicina. Y yo creo que en gran parte, además de porque creo que es una cosa muy vocacional, también influye el tener gente joven a tu alrededor y estar continuamente ilusionando. Y esto es lo contrario a un círculo vicioso, es un círculo de calidad y eso es muy bonito en medicina. 

05:15 Redondo: Yo sé que tú eres un gran lector. ¿Crees que la literatura aporta algo a la parte humanística de la medicina?

05:23 Anguita: Yo creo que sí. Incluso a mí, a nivel personal, yo creo que el leer mucho te abre la mente, te da nuevas perspectivas, te ayuda a comprender mejor a las personas.

05:36 Redondo: En literatura, en poesía, siempre se ha relacionado el corazón con las emociones y los sentimientos cuando sabemos que proceden de nuestro cerebro...

05:45 Anguita: Es cierto que los sentimientos y la angustia pueden producir auténticas enfermedades físicas objetivas. Todo eso se centraliza en el corazón. A nadie se le ocurre asociar un sentimiento con la pierna, por ejemplo. Siempre se centra en el corazón como ese órgano noble que siempre se ha considerado que era donde se albergaban los sentimientos más nobles.

06:17 Redondo: ¿Sientes también que en la vida de un médico? Yo siempre me lo he planteado... siento que la vida de alguien que se dedica a la creatividad, como en mi caso, al final mi vida entera gira alrededor de lo que hago. Mis horarios, mis ritmos, toda mi familia se adapta a mí, al tiempo que estoy escribiendo... ¿También vosotros vivís todo en torno, como aguas que van al mismo río, a vuestro trabajo?

06:41 Anguita: Yo creo que sí. Vivimos para eso. Eso tiene sus aspectos positivos porque si haces algo que te gusta y eso repercute en el bienestar de los demás, porque al fin y al cabo estás tratando de mejorar la calidad de vida de las personas. Pero al mismo tiempo también tiene un componente negativo. A veces piensas, no sé, ¿me estaré perrdiendo algún aspecto importante de la vida? Yo creo que es importante compaginar las dos cosas y eso a veces no es fácil de hacer porque te metes en esa vorágine de trabajo... lo que tú dices. Yo imagino que cuando estás escribiendo una novela estás centrada absolutamente en la novela y solamente piensas en las tramas, qué te falta...

07:31 Redondo: Sí, de hecho hay veces que cuando me hablan y no estoy prestando mucho atención me dicen: "ya sé en qué estás pensando, estás pensando en la novela".  

07:38 Anguita: Pues yo creo que entonces somos almas gemelas porque a mí me pasa igual.

07:45 Redondo: En una ocasión me perdí, como el señor Curie que se perdió por París, yo me perdí por Madrid pensando en la novela. 

07:49 Anguita: Bueno, pues la verdad es que ha sido un placer el tener esta conversación contigo.

07:55 Redondo: También para mí. Espero que podamos continuarla. 

COMPARTE LA NOTICIA: Guárdala
Acceso a todos los contenidos. Formaciones acreditadas. Consulta y descarga de publicaciones médicas
¿Por qué registrarte?

Accede

Entra en tu cuenta personal de La RED para ver tus documentos guardados y poder leer todos los contenidos.


Close

Regístrate ahora

para que siempre recordemos tus preferencias y accede además a todos los contenidos, incluidos artículos científicos y formaciones científicas.

¿Por qué registrarte?
Close

Restaurar contraseña

Introduce el e-mail con el que te registraste y recibirás instrucciones para recuperar tu contraseña.

Close

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.